Infórmate: 943 014 584 - 655 513 721

Ética del auxiliar de ayuda a domicilio Zuen Ondoan Oarsoaldea

Ética del auxiliar de ayuda a domicilio.

La ética profesional, se define como el conjunto de principios y normas morales que deben regir la labor desarrollada por los miembros de una misma profesión.

La relación profesional- usuario se compone de una serie de artículos, agrupados en 11 capítulos.

Capítulo 1 Respeto a los usuarios.

Artículo 1.

La auxiliar guardara el debido respeto a los miembros de las diferentes casas, donde presta su servicio, respetando las diferencias, ya sean de nacionalidad, religión, de opinión política y de formas de vida, asegurando a cada individuo la misma calidad del servicio y adaptando su propia forma de intervención.

Artículo 2.

La auxiliar ejerce su profesión, dentro del marco familiar, y debe respetar a los miembros de la misma, así como guardar secreto profesional de los aspectos que la formen.

Artículo 3.

La auxiliar debe mantener los objetos de la casa en su lugar, y abstenerse de realizar cambios sin consultar a los usuarios.

Artículo 4.

El respeto a las personas, impone a la auxiliar medir las repercusiones de su comportamiento, en el interior de la casa y sus ocupantes, siendo cuidadoso con los enseres de los usuarios.

Artículo 5.

Mientras se realizan las labores del hogar es importante no hacer ruido innecesario. Por otra parte, no obligar al usuario a comprar productos de limpieza que no sean necesarios.

Capítulo2. De la discreción.

Artículo 1.

La auxiliar será una persona discreta, tanto de cara al exterior como dentro de la familia.

Artículo 2.

La discreción es fundamental para la labor de la auxiliar, pues implica:

  - Evitar comentarios sobre su vida personal.

 - Mantener actitudes imparciales.

 - Es importante no hacer comentarios sobre los diferentes casos que se atienden.

 - Se debe ser prudente en los aspectos económicos externos a la propia administración fuera del servicio.

Artículo 3.

No facilitar el teléfono particular a los usuarios de la Ayuda a Domicilio, ya que ello puede crear dependencia con la auxiliar y es visto como una intromisión en su vida personal.

Capítulo 3. De la independencia a la autonomía de los usuarios.

Artículo 1.

La auxiliar se esforzara para que el usuario sea independiente y fomentara su autonomía.

- Compartiendo las tareas, dejando posiciones de superioridad y familiaridad.

- No imponiendo sus propios valores.

- Adaptándose, todo lo que sea posible a las costumbres de los usuarios.

- Dando afecto, sin sustituir a sus hijos.

Articulo 2.

La auxiliar nunca debe imponer sus propias opiniones sobre determinados aspectos, sino sugerirá lo que piense, y utilizará sus conocimientos profesionales.

Artículo 3.

La auxiliar debe crear una relación personal de apoyo y confianza, a demás de un soporte moral necesario.

Capítulo 4. El trato con los usuarios.

Artículo 1.

La familiaridad del trato con los usuarios, puede dar lugar a una pérdida de autoridad como profesionales.

Artículo 2.

Está prohibido solicitar ningún tipo de favor personal, tanto por parte de los usuarios, como de las auxiliares, ya que podría dar lugar a relaciones de dependencia.

Artículo 3.

La auxiliar no podrá aceptar regalos del usuario, ni tener la llave del domicilio, sino es estrictamente necesario para la realización del servicio, con el conseguido conocimiento o autorización de la empresa o de su coordinadora/o de trabajo.

Artículo 4.

La auxiliar no podrá comer, ni fumar en el domicilio del usuario, por seguridad e higiene en el trabajo.

Capítulo5. De las funciones de la auxiliar de ayuda a domicilio.

Artículo 1.

Las funciones de la auxiliar deben estar bien definidas por la trabajadora social, para cumplir sus objetivos para con los usuarios.

Capítulo 6. Posicionamiento de la auxiliar de ayuda a domicilio.

Artículo 1.

La profesión de la auxiliar domiciliaria tiene una formación específica, y debe hacer partícipe de este posicionamiento a las personas de su entorno laboral para su correcta ubicación profesional.

Artículo 2.

Los responsables del SAD deben dar a las trabajadoras domiciliarias las condiciones laborales adecuadas para realizar un trabajo de calidad.

Capítulo 7. Sobre los objetivos.

Artículo 1.

La actitud de la auxiliar será de deferencia en los hogares donde realiza sus servicios, teniendo en cuenta los objetivos, los intereses de los usuarios, y conforme a sus principios profesionales.

Artículo 2.

La auxiliar se mantendrá en contacto con la empresa, informando de los cambios, y problemas que surjan en su quehacer diario.

Capítulo 8. La responsabilidad de la auxiliar de ayuda a domicilio.

Artículo 1.

La auxiliar es responsable de los métodos de trabajo, de la forma de intervención y de la relación que se establece con los usuarios.

Artículo 2.

La auxiliar está obligada a informar de los cambios, situaciones, o circunstancias que puedan incidir en el normal funcionamiento del servicio.

Artículo 3.

Cuando la auxiliar realice compras o gestiones, que impliquen dinero del usuario, deberá presentar la factura correspondiente.

Artículo 4.

La auxiliar nunca podrá ser heredera de sus bienes, ni figurar en las cuentas bancarias de los usuarios, ni aun cuando hubiera dejado de prestarle el servicio.

Capítulo 9. Sobre la actitud de la auxiliar de ayuda a domicilio.

Artículo 1.

La auxiliar domiciliaria tiene que tener una serie de actitudes complementarias entre sí, por ejemplo, firme pero complaciente, sensible pero fuerte, que favorezcan el mantenimiento de su identidad como profesional y la consecución de los objetivos marcados.

Artículo 2.

La auxiliar deberá ser una persona en constante preparación, realizando, diferentes cursos ofertados por la empresa para su continua formación.

Artículo 3.

La auxiliar debe estar interesada en el perfeccionamiento de sus técnicas profesionales, para una mejor realización de sus funciones.

Artículo 4.

La auxiliar domiciliaria debe ser una persona meticulosa en su higiene personal, ya que como educador de hábitos debe ser modelo a seguir para el usuario del SAD.

Capítulo 10. De la seguridad e higiene en el trabajo.

Articulo 1.

En el caso que puedan comprobarse errores en el comportamiento de los usuarios que sean un riesgo para ellos mismos, para la auxiliar, o para terceras personas, la auxiliar debe hacer que el usuario tome conciencia del peligro y ofrecer su ayuda para poner remedio. En cualquier caso tiene que comunicarlo a los responsables del servicio.

Artículo 2.

Es obligatorio en la prestación del servicio el uso de uniforme (batas y zuecos), así como guantes de limpieza para las tareas de mantenimiento del hogar, y guantes sanitarios para las tareas de aseo personal.

Artículo 3.

La auxiliar deberá lavarse las manos antes de empezar cada servició y después de finalizarlo.

Artículo 4.

La auxiliar domiciliaria deberá informarse de los tratamientos médicos que atañen al usuario y los fármacos que están contraindicados en su caso.

Artículo 5 .

Esta  prohibido hacer curas,(solo se podranrealizar curas de mantenimiento que no requieran instrumental y bajo supervisición medica o enfermera/o, es decir personal titulado y cualificado en sanidad) ya que esta función es exclusiva de los servicios sanitarios. Obviamente en caso de urgencia, se podrán realizar primeros auxilios hasta que puedan recibir asistencia médica.

Artículo 6 Está prohibido, en caso de diabetes que la auxiliar realice cortes de uñas, tanto de manos como de pies, por los riesgos que estas acciones puedan acarrear. Para esta tarea existen otros profesionales especializados.

Más de 3.400 dependientes pierden cada mes su derecho a la atención

El Observatorio de la Dependencia denuncia la "información sesgada" que está transmitiendo el Gobierno sobre los usuarios que reciben la prestación de servicios en España

Leer más...

Satse denuncia un déficit de enfermeras en la sanidad pública vasca

El sindicato de enfermería cifra en 700 los empleos perdidos y asegura que no se cumplen los ratios recomendados en función de la población

  • Dice que Osakidetza no cubre las sustituciones necesarias, ha dejado de reponer las vacantes y realiza «contratos basura»

    Leer más...

La crisis extiende los malos tratos a las personas mayores

El abuso económico y las negligencias en los cuidados en el hogar son las formas más habituales

    • Los casos apenas se denuncian y quedan en la intimidad del hogar

    • «La mayoría de víctimas no quieren denunciar a sus propios familiares»

      Leer más...

La diferencia de las pensiones vascas crece desde 1991, pero baja con la crisis

 

 

 

La diferencia de

 

La prestación media en Euskadi es de 1.052 euros al mes, un 23,5% más que la de España, y 3,5 puntos por encima de la diferencia de hace 23 años

 

 

 
 

 

 

 

El País Vasco mantiene la pensión media más elevada de España, con 1.072 euros al mes frente a 868, lo que representa una diferencia del 23,5%. Esta ventaja se ha mantenido a lo largo de las últimas décadas con altibajos y tiene su origen en los salarios más elevados que se pagan en la comunidad autónoma; un hecho que, a su vez, está en parte determinado por la diferente composición del tejido productivo, con una alta presencia industrial, sector en que las retribuciones son más elevadas que en el resto de actividades. Desde 1991, año anterior a la penúltima recesión, la diferencia de la pensión ha crecido en 3,6 puntos, pero, por el contrario, ha bajado desde 2008, cuando al comenzar la actual crisis era del 24,8%.

Esta ventaja no impide que el sistema de pensiones en el País Vasco arrastre desde hace casi una década un déficit creciente, de cientos de millones de euros al año, que se ha agravado con la destrucción de empleo de los últimos ejercicios. A esto contribuye el hecho de tener unas prestaciones más elevadas que la media y también que tenga una proporción de cotizantes por pensión inferior al resto de España; en concreto de 1,66 en el mes de marzo, frente a 1,76 del conjunto del país.

Sin embargo, el sistema de pensiones es algo mucho más dinámico de lo que pueden marcar las diferencias salariales y las bases reguladoras utilizadas para el cálculo de las mismas. Las políticas redistributivas de los gobiernos de turno pueden tener una incidencia a corto y medio plazo muy importante en la evolución media de las prestaciones. Por ejemplo, las últimas medidas de ajuste de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y de Mariano Rajoy, en las que las pensiones más bajas recibieron un trato más favorable que el resto en las subidas de dos ejercicios, han influido de manera determinante en la reducción de la diferencia que mantiene la prestación media en Euskadi con respecto al conjunto del sistema. Y ello porque al tener la comunidad autónoma las prestaciones más altas, las medidas que benefician a las bajas le afectan menos.

Y es que, según los datos manejados por el Gobierno central en la elaboración de los últimos Presupuestos del Estado, el País Vasco tiene el porcentaje más bajo de pensiones mínimas -aquellas que son complementadas para alcanzar un nivel fijado por el Gobierno-, situado en el 13,5%, menos de la mitad del 27,7% de media nacional, cuando comunidades como Extremadura o Castilla-La Mancha rebasan el 50% y el 40% respectivamente.

El País Vasco tiene también la pensión media de jubilación más alta el sistema, con 1.229 euros al mes, frente a los 995 del conjunto de la Seguridad Social, lo que representa una diferencia del 23,5%, la misma que en la prestación media. Este factor también contribuye a mantener la distancia que disfrutan las prestaciones vascas, porque las de jubilación son el 62,7% del total, frente al 60,3% nacional. Una diferencia que es inversa en el caso de las pensiones de invalidez, que representan solo el 8,20%, casi dos puntos menos que el 10,15% nacional.

1,5% más de beneficiarios

En el último año, el número de pensiones ha crecido en la comunidad autónoma vasca ligeramente por debajo de España, el 1,5% frente al 1,6%. Y la pensión media ha aumentado el 1,8%, una décima más que en el conjunto del sistema, pese a que la subida aplicada por el Gobierno fuera de solo el 0,25%. Sin embargo, el aumento de pensionistas y el "efecto sustitución" (las pensiones nuevas generadas son más altas que las que desaparecen por el fallecimiento de su titular) ha supuesto un aumento del gasto del 3,4%, para totalizar la nómina del mes de marzo 7.946.371 millones de euros. En Euskadi, se abonaron a los pensionistas 559,2 millones, el 3,35% más, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Empleo.

Por otro lado, la Comisión Europea publicó ayer un informe que vaticina que veintitrés de los veintiocho países de la Unión Europea (UE) habrán subido hasta el 2020 la edad de jubilación y en el caso de España será de 66 años y cuatro meses, una de las cotas más altas de Europa. En 2009, más de la mitad de los estados de la UE, incluida España, tenía fijada la edad legal de jubilación en los 65 años. No obstante, la edad real de salida del mercado laboral se situó en 62 años de media en 2010.

En los seis últimos años la ventaja ha bajado como consecuencia de decisiones políticas

Leer más...

Página 2 de 3